Fincas Rústicas ARTIC >> BLOG

¿Es legal vivir en una finca rústica?

fincas rústicas

Una pregunta que muchos se hacen al considerar la posibilidad de mudarse a una finca en el campo. En la actualidad, hay una gran demanda de fincas rusticas en venta, ya que muchas personas buscan un estilo de vida más tranquilo y en contacto con la naturaleza. Sin embargo, antes de comprar o construir una casa en una finca rústica, es importante conocer las leyes y regulaciones que rigen esta forma de vida. 

Las fincas rústicas son terrenos no urbanizables que se destinan principalmente a actividades agrícolas, ganaderas y forestales. Estas propiedades pueden variar en tamaño, desde unos pocos acres hasta cientos de hectáreas. En España, las fincas rústicas representan aproximadamente el 70% del territorio nacional, por lo que es una opción popular para aquellos que buscan un cambio de estilo de vida. 

Dentro de una finca rústica, es posible construir una casa para uso residencial, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos legales y administrativos. Uno de los aspectos más importantes es tener un permiso de construcción por parte del ayuntamiento correspondiente. Esto se debe a que, a diferencia de las propiedades urbanas, las fincas rústicas no están conectadas a los servicios básicos como el agua, la electricidad y el alcantarillado. 

Además del permiso de construcción, también es necesario obtener una licencia de actividad, que garantice que la construcción de una vivienda en la finca cumpla con las normas de habitabilidad de la zona. En este sentido, es importante tener en cuenta que las fincas rústicas están sujetas a regulaciones específicas dependiendo de la comunidad autónoma en la que se encuentren. 

En algunos casos, se pueden construir viviendas en fincas rústicas sin la necesidad de obtener un permiso de construcción, siempre y cuando la propiedad tenga un uso agrícola o ganadero. Sin embargo, esta construcción debe ser considerada como una “casita de aperos” o una “casa rural” y no como una residencia principal. Además, se debe demostrar que las actividades agrícolas o ganaderas son una fuente de ingresos para el propietario. 

Otra opción para vivir en una finca rústica es adquirir una propiedad ya existente. En este caso, es importante asegurarse de que la propiedad tenga todos los documentos y permisos necesarios para garantizar su legalidad. Además, es fundamental que la propiedad esté registrada en el Registro de la Propiedad, lo que garantiza que no haya problemas con la propiedad en el futuro. 

Es importante tener en cuenta que vivir en una finca rústica implica ciertas limitaciones en comparación con la vida en una propiedad urbana. Por ejemplo, no se puede realizar cualquier tipo de construcción en la finca sin la aprobación del ayuntamiento correspondiente. Asimismo, no se pueden realizar cambios en la fachada o en la estructura de la casa sin el permiso correspondiente. 

Además, al vivir en una finca rústica, los propietarios tienen la responsabilidad de mantener y cuidar el medio ambiente que los rodea. Esto significa respetar y preservar la flora y fauna, y cumplir con regulaciones para el correcto uso del agua y la gestión de residuos. También es importante estar al día con los impuestos y tasas correspondientes a la propiedad. 

En definitiva, es legal vivir en una finca rústica siempre y cuando se cumplan con las leyes y regulaciones establecidas en cada comunidad autónoma. La compra o construcción de una casa en una finca rústica requiere la obtención de los permisos y licencias necesarios y el cumplimiento de las leyes ambientales. Sin embargo, vivir en una finca rústica también implica ciertas limitaciones y responsabilidades. 

Loading

Si te gusta, comparte…

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email